YA NO ME PREGUNTEN DE DONDE SOY, PORQUE SOY DEL UNIVERSO


Me rehuso a vivir una vida limitada,

Me rehuso a no poder compartir el amor que me calienta el pecho,

Me rehuso a no creer en una humanidad próspera y respetuosa de la madre tierra,

Me rehuso a no sentirme humana y con eso dejar de equivocarme

Me rehuso a no sentirme dios y por ello no encarnar milagros

Me rehuso a las mentiras que llenan los días de confortantes falsedades

Me rehuso a no soñar, a no ilusionarme

Me rehuso a no saltar de alegría al ver un arco iris o al escuchar a un pájaro cantar

Me rehuso a no ver a Dios, al mismo Gran Espíritu en todo lo que me rodea.

Por eso hoy me rebelo ante la mirada gris de todos aquellos que no creen en la vida,